lunes, 18 de octubre de 2010

Una botella al mar

Una botella arrojada al mar es una imagen que siempre me ha golpeado.
Un hombre arrojando un mensaje a la inmensidad es un símbolo de alguien que no se resigna.
Que consciente de su soledad, apunta a todos y a cada uno  de los destinatarios.Que consciente de su pequeñez usa la inmensidad como canal de comunicación. La suprema esperanza jugada a la última carta.
Una imagen en la que confluyen la desesperación del que se sabe solo de toda soledad y la satisfacción del que sabe que ni en esa angustiante situación se resigna y abandona a su destino.
Por eso arrojo esta botella al mar.
Con la esperanza de que alguien la recoja, y se la haga llegar a su destinatario.
Claro que no pongo destinatario, por lo tanto, si la encontrás, primero fijate si el mensaje es para vos , de ser así, simplemente ingresá (si te da la gana) un comentario para mi, (a manera de respuesta), para saber que el mensaje llegó a destino. Si no es así, simplemente acercale esta botella a quién pudiera interesarle.
Desde ya, muchas gracias