miércoles, 12 de marzo de 2014

La ciencia y el mito



Hace unas semanas, conversando con mi hermano sobre economía, me preguntaba (dada la total incompatibilidad de los relatos en pugna en economía) si no había forma de saber quién decía la verdad y quién mentía.
Luego de confesar mi incompetencia para juzgar en la materia, se me ocurrió que, si bién no tenía forma de realizar tal evaluación a priori ; ni a el ni a mí, ni a ningun lector con educación básica nos resultaría complicado analizar la fiabilidad de los pronosticadores y/o expertos a posteriori.
En otras palabras :
1.- Si los economistas basan sus predicciones en una ciencia (la economía) y
2.- "La predicción constituye una de las esencias claves de la ciencia ... el éxito se mide por el éxito o acierto que tengan sus predicciones"(1)
Bastaría con analizar el nivel de aciertos de los pronosticadores, para saber si estamos ante un emisor de predicciones confiables (con basamento científico) o de un  fabulador.
Claro que demostrar a la luz de la dudosa ciencia económica (dudosa para Mario Bunge, no para mí... Bueno... Tal vez para mi también ) que en los medios circula poco trigo y mucha paja, implicaría tomarse la molestia de ponerse a analizar cuales de las antiguas predicciones se cumplieron, para ver que podemos esperar de las predicciones actuales. 
Planteada la inquietud, podríamos entre todos (si es que a alguien mas que mi hermano le interesa el tema, analizar la confiabilidad de los oráculos económicos) evaluar caso por caso quién es quién en materia de aciertos.
Prometo, en sucesivos post, mostrar algunos casos de aciertos locales e internacionales de la blogósfera, para comparar con el desempeño de los medios dominantes.
Si los resultados les resultan sorprendentes es porque están consultando las fuentes equivocadas.



(1) Predicción, Diccionario de filosofía de José Ferrater Mora, Ariel, Barcelona, p. 2883.