jueves, 12 de julio de 2012

A propósito del País de los ciegos, la CIA, el cine y mi nervio ciático

-Cuando tenga unos días libres voy a hacer tal o cual cosa, solemos decir cuando estamos sumamente ocupados.
Luego el día libre llega, en este caso por un problema de salud, y no sabemos que diablos hacer con tanto tiempo libre.
El caso es que me puse a ver una película,  Land of the blind (Tierra de ciegos), conocida aquí como Tierra de Sangre (2006).
No voy a detallar el argumento (el que pueden leer en el enlace), sino una de sus escenas fundamentales.

En el momento en que el preso político detenido y torturado por el régimen autoritario durante años, una vez liberado, asesina al tirano (iniciando un proceso revolucionario que derivará en un nuevo régimen  tiránico), se puede observar los festejos en las calles por el triunfo de la revolución.
Lo curioso de esta escena, es que no es una escena de ficción. En cambio se corta la secuencia, y se inserta un video documental. En el mismo se puede ver claramente por un instante avanzar las interminables columnas  por una avenida enorme, donde se aprecia, en primer plano una bandera con la imagen de Eva Perón, Perón y el escudo Justicialista.


Es curioso que en una película distópica donde se hace alusión a diversos regímenes autoritarios (metafóricamente en la trama, y explícitamente en el guión), las imágenes documentales utilizadas pertenezcan a un movimiento laico (la película alude al fundamentalismo religioso), nacional y  popular, que ha llegado siempre al poder por la vía democrática, y que ha sido a través de los tiempos derrocado, prohibido, y perseguido por regímenes muy similares a los que alude la historia.

Aprovechando un poco mas la tecnología disponible, comencé a buscar ¿Quién había hecho esto?
Y me encontré con esto.
Una coproducción entre EE.UU. y el Reino Unido, dirigida por un ex oficial de inteligencia estadounidense nacido en Alemania, que actuó durante 6 años en Irak.
Y un claro mensaje: denunciar a "Todos los ³dictadores´, ³tiranos´, ³asesinos´ que detentaron la suma del poder en cualquier país de África, Sudamérica o Asia, o la Europa del este, está o atraviesa esta película, repleta de los peor que le puede suceder a la humanidad cuando falla la ³democracia´."

Entendiéndose, por supuesto como "dictador, tirano y asesino", a todo gobernante independiente de los intereses de la OTAN (pudiendo o no haber llegado al poder, armado y sostenido económicamente por la CIA); como "detentar la suma del poder", a pretender hacerse de la cuota de poder (la parte del león) que usualmente suele tener EE.UU. y sus aliados en estas zonas del mundo; y, como "democracia", a  cualquier gobierno títere de las potencias del norte.


Por supuesto, no se hace en la película ninguna alusión a los regímenes que invaden naciones extranjeras, poseen campos de concentración diseminados por el mundo (porque en su propio territorio queda feo), bases militares en todo el planeta, y que asesinan ciudadanos extranjeros en sus países de origen sin ningún tipo de juicio previo.


Pero claro, si en la tierra de los ciegos el tuerto es rey, no debería sorprendernos que en la tierra de los invasores, opresores, terroristas y torturadores, un asesino serial que utiliza aviones no tripulados para eliminar ciudadanos extranjeros en sus propios países, además de ser presidente sea premio Nobel de la paz.