lunes, 2 de julio de 2012

Botellas en la arena

Originalmente, este blog se llamó Una botella al mar.
Luego las circunstancias llevaron el contenido de la botella, hasta el envase vacío de Necodata.
Hoy, inicio una serie de contenidos de otras botellas, de otros autores, halladas en la inmensidad del mar de información que nos apabulla por internet.
El lector incansable, descorcha esta botella en honor a sus propias esperas, que tal vez, solo tal vez sean también las tuyas. 

Filin

Si me dicen que te has marchado
y que no vendrás,
no voy a creerlo:
voy a esperarte y esperarte.

Si te dicen que me he ido,
y que no vuelvo,
no lo creas:
espérame siempre.

Roberto Fernandez Retamar