viernes, 18 de febrero de 2011

Manual de Mitología Porteña


Es sabido que Bueno Aires tuvo una fundación mítica,  en la cual, según Borges,  Don Juan Díaz fue anfitrión y primer plato de la recepción. Lo que no es tan conocido, es que también tiene toda una mitología propia. La misma fue recopilada, con mucho esfuerzo y a través del tiempo, por cronistas que, desconocedores del dialecto porteño llamado “lunfardo” fueron armando cual rompecabezas las historias de los  héroes porteños. Ignorantes del argot porteño y de su música llamada Tango brindamos  a continuación lo que hemos podido recopilar, no sin esfuerzo de esta antigua cultura.

El Mito de Ssandraca

Aparentemente, abría sido un jugador de polo quien loco de amor por Ssandraca, le dio el don de la profecía a cambio de entregarse a el. Al descubrir que ya estaba totalmente entregada a corneta  enloqueció de celos, y, como es usual en otras mitologías, intentó escupirle la boca para quitarle el don de la persuasión. La mala fortuna, el viento y la distancia, o simplemente el culo, hicieron que la escupida se desviara y fuera a darle en lo ojos, eliminándole en el acto el don de la percepción de la realidad.
Triste destino el de una pitonisa cuyas visiones son fayutas.
Este mito, fue originalmente atribuido a un poeta porteño llamado Homero, pero nuestras investigaciones nos llevan hasta unos antiguos versos que compartimos con ustedes.

Aflojá a la Hesperidina.
 (1930)

Sosegate que ya es tiempo de archivar tus ilusiones,
dedicate a balconearla que pa' vos ya se acabó
y es muy triste eso de verte espantando a la gilada
anunciando un terremoto, un tsunami, una explosión.

No hay que hacerle, ya estás vieja, recorriendo los programas
hacés gracia con tus locos bloopers por televisión.
Ni te miran los muchachos y si alguno a vos te habla
es pa' ofrecerte un consejo y recomendarte un doctor.

Qué querés, Ssarcandra, ya note dan bola.
Son tantas macanas que encima llevás.
Junto a la cordura que fugó del mate
se te fue la poca credibilidad.

Dejá lo augurios para los profetas
Esos platos fuertes no  son para vos.
Piantá de TN, andate a la cama,
Si no Necodata la toma con vos.

Denunciaste a Fuerza Bruta de organizar un velorio
Y al muerto de Juntar armas para llegar al poder
que ejercía legalmente por ganar las elecciones.
Y a la viuda por el duelo y a Milagro por hacer

casas para los sin techo, con servicios y pileta
Amenazaste y cumpliste de la manera mas ruin
Con dejar sin presupuesto a un gobierno en democracia
Y apoyaste apropiadores y defendiste a Clarín.

                 (El tango original es "Enfundá la mandolina" de José Zubiría Mansilla)