sábado, 26 de febrero de 2011

Un cuento minimacrista

Mauricio es tan insignificante, que de no haber sido el hijo de Macri, nadie le habría prestado suficiente atención como para darse cuenta de ello. Fin.