martes, 6 de diciembre de 2011

Estamos prisioneros, carcelero 2

Después del anteúltimo post me quedé pensando que, probablemente, Daniel tenga razón en que no es muy importante lo que escribí sobre facebook.
Que después de todo, si a vos te interesa en algún momento saber que es lo que está pasando con tal o cual amigo, con entrar a su muro, te ponés al día de una.

Que lo realmente jodido, sería que esta modalidad de selección y acceso a la información, se trasladara al resto de la web.
Porque las consecuencias serían distintas.
Lo que en el Face implica una especie de manipulación a favor de la gente con la que mas contacto tenés y en detrimento de los que tratás menos; en un buscador, por ejemplo tendría consecuencias muy diferentes.
Supongamos que los buscadores implementaran este tipo de algoritmos.
Un lector de Clarín, y la Nación, al buscar Cristina Fernandez en su buscador, encontraría una serie de artículos relacionados con la visión de la oposición al gobierno, mientras que un lector de Página, o Tiempo Argentino, recibiría exclusivamente notas favorables o no tan contrarias al mismo.
De allí al diario de Yrigoyen, no hay mas que un paso.

El verdadero valor de la autopista de la información, como se ha dado en llamar a internet, consiste  en brindar acceso instantáneo a las mas variadas fuentes, permitiendo así la conformación, a travez de la confrontación con la propia experiencia, de una idea acabada de la cosa.
Todo lo contrario ocurriría, si el propio buscador dificultara las respuestas ajenas a nuestro historial de búsqueda, si además de interesarnos menos, la propia red se encarga de alejarnos de aquellas ideas que no nos son tan afines, estaríamos condenados a una especie de autocensura previa, y además inconsciente.

Si la autopista de la información se convierte en un callejón sin salida, estaríamos peor que al principio, cuando no existía internet, porque entonces,  al menos sabíamos que estabamos recibiendo información parcial, mientras que en este caso estaríamos recibiendo información segmentada, sin ni siquiera sospecharlo.

Claro que eso está lejos de suceder.
¿No es cierto?

............................................................

¿Están seguros?