martes, 25 de septiembre de 2012

El que autoconvoque a los autoconvocados, buen autoconvocador será


La violencia de los desaforados, pone en un aprieto a los moderados, y eso es una estrategia.
Hasta Binner, segundo en las últimas elecciones, tiene que levantar la bandera del miedo, so pena de quedar como un tibio ante tanta calentura. Los que convocaron a los autoconvocados han cumplido su objetivo.

Ahora quién o quienes estarían detras de la convocatoria, y cual es el objetivo, es mas complejo.
Para acercarnos a una respuesta deberíamos analizar : ¿A quienes beneficia esta movida?

En el post anterior, expresaba que la enorme heterogeneidad de los concurrentes, hace imposible la capitalización de la misma por un partido, e inclusive por un sector político.
Pero, no existe acto político que no beneficie a algun actor, o que los beneficie a todos.

Intuyo que la respuesta viene por otro lado.
Esta movilización favorece a aquellos sectores que practican o defienden la no-política.
Y podemos encontrar un variado grupo de actores dentro y fuera de la política, que adhieren a esta línea.

Por un lado están los oligopolios mediáticos, cuyo tiempo se ha distorsionado, acelerándose geométricamente a medida que nos acercamos a la entrada en vigencia plena de la ley de medios.
Para ellos, la política y sus tiempos ya fueron.
Hay un punto crítico, hasta el cual los otrora todopoderosos medios pueden pilotear la situación. Pasado el cual, nadie puede saber como se desarrollarán los acontecimientos.
La sola esperaza de que el Grupo Clarín vuelva a ser lo que era, hace que amplios sectores de la política, el periodismo y el empresariado, inclinen servilmente su cabeza, ante quien les ha echo sentir el rigor de su poder inmisericorde una y otra vez. Pero ¿Que pasaría si el gigante demuestra tener los pies de barro?
Está claro que la relación con el Radicalismo, por citar a una de sus víctimas recurrentes, no puede ser amor. En consecuencia, lo mas probable es que en esa relación, lo que predomine sea el miedo.
Pero ¿Si el imperio se tambalea, podrá salir indemne el miedo por sobre los viejos odios acumulados?
Basta mirar los archivos del Alfonsinismo, o de la Alianza, para darse cuenta que han quedado muchas cuentas pendientes. El miedo no es zonzo, pero , de que las heridas están habiertas no cabe ninguna duda.
Otro tanto sucede por el lado de los medios, oprimidos, humillados y expoliados por el tándem Clarín-La Nación. ¿Que sucedería en el momento en que sintieran que el puño de acero ya no sujeta sus gargantas?

Por otro lado, los no-políticos de la política. Aquellos que se saben incapaces de acumular poder. Los que necesitan llegar pero sin propuestas, porque sus propiosproyectos hoy por hoy son impresentables para las mayorías, diciendo lo que van a hacer  no los votaría nadie, pero tampoco pueden sostener una postura moderada, porque sus hechos la desmentirían permanentemente.
Entonces necesitan  la polarización, porque esta  favorece a los que no existen en términos cuantitativos.
El espacio de polo opositor , en contraposición al polo oficialista, hace aparecer en la discusión a aquellos que en una elección, ni siquiera saldrían en la foto.
Es una estrategia de supervivencia para las Carrió, o las Bullrich.

Por último, y no menos importante, el poder económico, que no vé con buenos ojos que se le dificulte la fuga de divisas, la consolidación de las utilidades extraordinarias provenientes del proceso inflacionario (que los formadores de precio ayudan a generar para diluir las conquistas salariales) en moneda dura ni las regulaciones que impiden abusos de todo tipo.

Es obvio que ninguno de los mencionados pueden llenar la plaza con sus propuestas, pero, para todos y cada uno de ellos es importante llenar una plaza aunque sea de puteadas.
Es probable, que entre los convocantes a esta marcha de autoconvocados se encuentren muchos de los que no podrían convocar por otros medios.