viernes, 17 de junio de 2011

Ellos no comprenden


En la primera noche, ellos se aproximan
Y recogen una flor de nuestro jardín
Y no decimos nada.
La segunda noche, ya no se esconden,
Pisan las flores, matan nuestro perro
Y no decimos nada.
Hasta que un día, el más frágil de ellos
Entra solito en nuestra casa, nos roba la luna, y
Conociendo nuestros miedos,
Nos arranca la voz de nuestras gargantas
Y porque no decimos nada
Ya no podemos decir nada.

Vladímir Vladímirovich Mayakovski
 poeta y dramaturgo revolucionario ruso.

Yo no diría que es el más frágil, pero, sin duda es uno de los mas despreciables y abyectos de ellos.
Si la rata de Majul, se atreve a venir por nuestra voz, es porque ellos creen que estamos aterrados, que su voz, suena en lo más profundo de nuestros miedos, que sus deseos son órdenes para nosotros.

No entienden que, independientemente de los resultados económicos, sociales y políticos del Kirchnerismo, una de las virtudes que le reconocemos, es haberle presentado batalla al poder en las sombras.
Al poder que somete y corrompe sin poner nunca la cara.
Al poder que finge respetar al poder constituido democráticamente, pero que socava permanentemente (escudado en sus medios de comunicación) la legitimidad de la elección del pueblo soberano.
Al  poder oscuro y omnipresente, con ramificaciones en el periodismo, el fútbol, internet, la televisión,la producción de papel, las revistas infantiles, las radios, los textos escolares, el cine, por citar las mas evidentes.
No quieren ver que no solo no permitiremos que se lleven nuestra voz, sino que impediremos que se lleven dos flores de nuestro jardín, sin presentar batalla.
No comprenden que los tiempos han cambiado, que ya no somos aquellos que no decían nada, y mucho menos aquellos que decían "algo habrán hecho".
No comprenden que deben someterse a derecho, que ya no son una casta superior, que ya no les creemos ni les tememos.
No comprenden que nuestra voz tiene nombre y apellido, y no estamos dispuestos a dejar que nos callen.
No comprenden que nuestra voz es una y millones.
No comprenden que quienes quieren silenciar a Victor Hugo Morales encontrarán la resistencia de los que se ven representados por su voz, que somos la mayoría que ya no es silenciosa.

Ellos no comprenden.