viernes, 15 de julio de 2011

¡Momentito que la están peinando!

Hace no menos de un mes que vengo dejando comentarios en los blogs amigos acerca de que en Buenos Aires nos esperaba una segura derrota.
Basaba tal afirmación en el hecho que una ciudad en la cual el 60% de los estudiantes reciben educación privada, una parte importante de sus habitantes está protegida por seguridad que no depende del estado, una parte importantísima de los mismos no se atiende en los hospitales públicos, y con una gran mayoría que no asiste al Teatro Colón, ni está internada en el Borda, ni vive en una villa, ni fué espiada por la Central de Inteligencia Metropolitana, ni la cagó a palos la Ucep  ; básicamente es una ciudad que no tiene mucho contacto con la gestión Macri. O tal vez sí, circula por las calles y ve las veredas, y la bicisenda y el Bondi nuevo, pero no mas que eso.
Si a eso sumamos que la CABA es la sede del capital concentrado de la Argentina
La sede del Episcopado Antiperonista Argentino

La sede del Poder Mediático Concentrado y el sitio de mayor exposición a la propaganda concentrada disfrazada de información
Un bastión antiperonista inexpugnable
La cosa esaba realmente fea antes de empezar.

El caso es que la elección llegó, y Macri ganó, y la diferencia es prácticamente indescontable.
Hasta allí todo bién.
Hasta que Fito se calienta y se manda una nota asqueado por ciertas actitudes de sus vecinos.
Y entonces se pudre todo.

Porque los reverendos hijos de mil puta que consideraban que el forro pinchado que había insultado a dos presidentes elegidos por la voluntad popular , no solo debía inaugurar la feria del libro, sino que cualquiera que hablara en su contra se convertía inmediatamente en fascista, en nombre de la sagrada libertad de prensa, ahora consideran todo lo contrario.
Opinar en forma insultante sobre los demás ahora es fascista, mientras que defenestrar públicamente al que emite la opinión es defender la libertad de prensa.
Y adjudicarle la opinión personal de un artista al  movimiento político que no les adjudicó un contrato millonario en una licitación espuria, es nada más que el  sano ejericio del cuarto poder dado por Dios, ( y los militares y la "muerte accidental", secuestro y tortura  de los dueños de papel prensa ) a los dueños del monopolio.

Por lo tanto, a título personal, banco totalmente al artista argentino "Fito" Paez.

Como provinciano, me consta que la opinión generalizada de mis coprovincianos, como la mía propia, no es muy favorable a los "porteños". Los consideramos agrandados, soberbios, egoístas, cagadores, prepotentes y discriminadores entre otras cosas .
Es obvio que toda generalización, como tal es una estupidez, que la CABA estará llena de gente humilde, laburadora, honesta, y tolerante.
Pero básicamente cuando sentimos hablar mal de los argentinos en el exterior, y cuales son los defectos que nos adjudican,  los habitantes de cualquier provincia no podemos menos que pensar que de los que en realidad están hablando es de los porteños.
En provincias como Córdoba, cuando nos quieren insultar a los bonaerenses nos dicen porteños.
Así que dejen de romper las bolas que ya parecen norteamericanos poniendo cara de ¿Por que no nos quieren? Por la imagen que dan no los quieren, por sentirse europeos en un país lleno de negros cabezas no los quieren, por la gente que eligen no los quieren, por considerar que la siesta es sinónimo de vagancia, y que ser elegido el empleado del mes es un logro.

Por estos pagos hay mucha gente contenta con la elección.
Consideran que con un par de elecciones mas que gane la derecha parasitaria en Capital, se viene la desconcentración, porque vivir en cualquier otro sitio de la Argentina será mejor que vivir allí.
Al final Mauri terminó emparejando para abajo. Era comunista selectivo el pelotudo.

 Y si vamos a seducir a algún porteño, que sea a la Klosterboer, no a uno que vota a Mauri porque es PRO.