martes, 24 de enero de 2012

Des PRO tegidos

Que bueno ser legislador del PRO.
Vos vas, te juntás con otros legisladores, negociás, pactás, acordás apoyar aquello, para que te aprueben lo otro. Lo que te pidió Mauri viste. Y a veces no te sale. (Porque Mauri pide cada pelotudeces...). Pero otras veces sí. Y entonces sentís que cumpliste con tu parte. Que meterte en esta huevada valió la pena. Que ya no es solo una manera fácil de ganar buena guita. Que tiene su costado de realización personal, ¿viste?
Y aflora aquello de la pertenencia, y uno se siente parte de algo.

Claro que después viene Mauri y te veta lo que votaste. Te baja lo que pactaste. Desconoce lo que negociaste. Y te deja pedaleando sin cadena.
Y te sentís un pelotudo, porque vos fuiste el que puso la cara. Y el que va a recibir las puteadas de los que traicionaste. Y el que no puede volver a proponer nada a nadie, sin que se te caguen de risa en la cara.
Es raro.
No está bueno estar tan des PRO tegido