miércoles, 12 de enero de 2011

Hay que sacarse las anteojeras

"Las creencias constituyen el estrato básico, el más profundo de la arquitectura de nuestra vida. Vivimos de ellas y, por lo mismo, no solemos pensar en ellas. Pensamos en lo que nos es más o menos cuestión, Por eso decimos que tenemos estas o las otras ideas; pero nuestras creencias, más que tenerlas, las somos."
          Ortega y Gasset

Me quedó dando vueltas en la cabeza la cita de la entrada anterior, a tal punto que no lograba concentrarme en otro tema para plantear el debate,
Usualmente pensamos en nuestro pensamiento como una sucesión de ideas independientes, cuando, en realidad las mismas se encuentran enmarcadas en un molde que las contiene, les da forma y, hasta las encierra y limita, sin que nosotros reparemos en ello.
Este marco conceptual es el que (a la manera de las anteojeras de los caballos) guía nuestra vista hasta aquello que se ajusta a lo que queremos ver, y, hace que en vez de pasar la vida observando la realidad, la pasemos validando los conceptos que ya anidan en nosotros.
De tal forma, no nos sorprenden ni afectan cosas horrorosas pero conocidas a la vez que nos exasperamos por nimiedades que están fuera de nuestro margen de tolerancia.
Solo así puede explicarse que no nos afecte la pobreza, mientra que nos pone a la defensiva todas y cada una de las costumbres, usos, acciones y pensamientos de los pobres.

Esto tiene su lógica.
Mientras que todo lo referido a los pobres es procesado en el nivel de las ideas, la pobreza en sí misma se encuentra en el ámbito de las creencias.

"Pobres hubo siempre" Tres palabras que terminan con cualquier discusión al respecto. Y es cierto, pobres hubo siempre, lo mismo que viruela y polio, pero como éstas últimas eran universales, y se las podía contagiar cualquiera, se buscó, se encontró y se aplicó una solución al problema, mientras que como la pobreza afecta a otros, preferimos discutir las causas particulares para cada uno de los casos, que tomarnos el trabajo de solucionar el problema globalmente.

Pero cuidado que no es un problema de cosecha nacional. EE.UU. tenía un tremendo  problema de racismo contra los negros, entonces encontraron la solución; en vez de eliminar el racismo, empezaron a llamar afroamericanos a los negros. Este es un caso doble de validación de las creencias, no solo no eliminaron el racismo, sino que reconocieron y validaron lo vergonzoso que es ser llamado negro.
¡Bestias!

Esta forma de esquivar los problemas con un diccionario de sinónimos, ha logrado que con el tiempo, todo sea rebautizado para seguir igual.

Como la pobreza es un insulto a la racionalidad, optamos por dividirla en clase media baja (a mi criterio aún más despectivo, porque da una idea de escalera, donde el que está abajo es un perezoso que no subió) e indigencia (que viene de digestión, y está relacionada con el hambre).
Es obvio que como la indigencia es muchísimo menor a la pobreza, borramos de un plumazo a un alto porcentaje de la población que aunque se llame clase media paupérrima, al decir adelante clase media ya suena a clase media.(solo que sería un haragán que no quiso trepar desde la clase media paupérrima a la clase media en la lona para saltar luego a la clase media bajoneada, que está a un esfuerzo más de la clase media alicaída, que de ascender a la clase media dudosa, estaría a un paso de llegar a la clase media media.)

Por eso no me gustan los eufemismos. Al pan pan y al vino vino.
Pobre es pobre.

Entonces hablemos de pobreza.

El 23 de Noviembre de  2001 había 14 millones de pobres,730.000 de ellos tenían menos de 1 año de experiencia, su ingreso familiar (matrimonio con 2 hijos) era de menos de $ 480. En aquellos días la mitad de los asalariados ganaba menos de $ 500 por mes, y si bien desde 1997 al 2000 el desempleo estaba fijo en 14%, la pobreza aumentó del 26% al  29%(cabe la aclaración que un año después llegaría al 34 %).La canasta básica era de $1050. El 35% de los argentinos expresaba que si pudiera irse del país lo haría.
Ya se lo que estás pensando: "los datos se los dio Chavez" .
Pero no.
Si no me creen vayan al archivo de Clarín 23/11/2001 y lean el artículo : "Cada día en la Argentina hay 2000 nuevos pobres."

Ya en el 2005 el sitio de internet América Económica Internacional decía 
Si entre 2000-2002 se calculaba en Argentina un porcentaje de pobreza de un 45,4%, en el periodo que dista hasta 2005 esta cifra ha descendido hasta un 26%. El segundo puesto con en cuanto a reducción de la pobreza lo ocupa Venezuela que pasó de un 48,6% en el intervalo 2000-2002 a un 37,1% entre 2002-2005.
Ahora sí, me atrapaste, estás pensando: "esto se lo entregó Correa en la embajada de Ecuador" .
Pero no.
El sitio cita la fuente : "El secretario ejecutivo de la agencia de Naciones Unidas, José Luis Machinea"
¿Quién?... ¿Pero ese no es...? ¡Siiiiiiiiiiiiiii!
Por las dudas lo chequeé en Wikipedia. ..."Al asumir el gobierno de Fernando De la Rúa fue designado para ocupar el cargo de Ministerio de Economía y Hacienda de la Nación. Durante su gestión se produce una rebaja salarial a los empleados del sector público que osciló entre el 12% y el 15 %"
¡Tiene foto y todo! Ya no cabe duda . Es el mismo.

 El 1º de Diciembre de 2010
"La tasa de pobreza en la Argentina se redujo desde el momento más crítico de la crisis de 2001 a la fecha en 34,1 puntos, ubicándose como la segunda más baja –con 11,3 por ciento– en América latina, sólo detrás de Uruguay (10,7)"..."El estudio precisa que la situación de pobreza se redujo de 21 por ciento en 2006 a 11,3 por ciento en 2009, en tanto que la cantidad de indigentes bajó en ese lapso de 7,2 a 3,8 por ciento."
 Acá viene la parte donde se te inflama la aorta y gritás -"Te agarré maldito lacayo pago por los kk, esa estadística te la pasó Fidel Castro".
Pero No.

"Así lo detalla el último panorama de pobreza y desigualdad que difundió ayer la Comisión Económica para América latina (Cepal)"
Chequeá de quién depende. Dale Googleá un poquito.

Y después se asombran cuando les digo que soy peronista. ¿que carajo quieren que sea AntonitoDelarruista? No les alcanzó la Argentina que se le quedaron con la mitad de todo a la colombiana. O Menem-Duhaldista auspiciando las exportaciones no tradicionales de sus funcionarios (cocaina) y la hiperflexibilización laboral de sus sindicalistas (trabajo esclavo)

Bueno, me voy a descansar porque mañana hay que laburar.

Un abrazo Peronista