martes, 18 de enero de 2011

Respuestas a los comentarios del foro de 678

No saben que emoción que finalmente, en la 4º o 5º entrada que publico se haya logrado este debate
El debate es el alimento del bloguero. Sólo así se justifica que llegando después de un día agotador de laburo te puedas sentar 2 o 3 hs a escribir.Prometo leer a Senn, y después lo charlamos.

Es hermoso que se produzcan estas cosas.

El neoliberalismo, cuando decretó el fin de la historia, aduciendo la muerte de las ideologías, estaba creando un marco conceptual en el cual,de allí en adelante todo lo que restaba era gestionar (sin aclarar para quién), con la sola bandera de la eficiencia (aunque esta eficiencia implicara reingeniería, o sea, se fusiona o se absorbe al pequeño, se corta la "grasa" -por esas paradojas del lenguaje y de la historia grasa volvía a significar "gente sobrante"- y se desguasa y vende para conseguir liquidez y utilidades rápidas).

Era obvio que esta práctica generaría desocupación y pobreza para muchos, y grandes utilidades para pocos, lo que generaría descontento y protesta.  Entonces, debieron agregarle a la ecuación la siguiente constante "el pobre es el enemigo, y su reclamo una amenaza para nosotros, la clase media".
En ese escenario fué que se impuso el "pobres hubo siempre"

Hoy, habida cuenta de que la historia continúa y las ideologías están vivitas y coleando, las demás premisas se cae de maduro que son igual de falsas.
Así que volvamos a pensar el futuro sin los viejos mitos que interesadamente nos inculcaron durante años esas "gentes sin alma" y pongamos las cosas en su lugar.

El pobre es nuestro compañero en la lucha, y nuestra enemiga mortal la pobreza.
Nuestra guía es la utopía, como dice el maestro Galeano
La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable. 
Y como estoy de muy buen  humor les regalo esto que encontré : 
http://www.wikio.es/video/derecho-delirio-eduardo-galeano-662398

Podrán acusarme de cualquier cosa menos de falta de amor al prójimo.Espero que les reconforte el alma como a mí.
Un abrazo. Atilio