martes, 15 de marzo de 2011

A veces, cuando callas no pareces demente

A veces, cuando callas no pareces demente,
Pero vas a TN , la cámara te enfoca
Bonelli ve que un ojo vos le guiñás vehemente
Parece que Magneto te moviera la boca


Como todos tus dichos están llenos de tu alma
Emergen de tu boca miles de porquerías
son sapos y culebras escupidas con saña,
ya pareces un caso digno de psiquiatría



La gente por la calle cada vez más distante,
cuando te ve quejándote, se concentra en lo suyo.
Te oyen como de lejos, tu voz no los alcanza:
Quisieran "que te vayas a cagar a los yuyos".


Déjame aconsejarte que aguardes en silencio
Que el tiempo borre acaso el horror de tus dichos
Eres como una noche, oscura y alunada
Un silencio de estrella te daría algo de brillo
 
Me gustas cuando callas porque estás como ausente,

Pero hablas y  morbosa, no esquivan ni los muertos
tus augurios fatales, tus sonrisas macabras
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.


         (El poema original es "Poema Nº 15" de Pablo Neruda)