domingo, 13 de marzo de 2011

¿Por que no estamos asistiendo al ocaso del modelo? Parte 2

Estamos a punto de finalizar la segunda presidencia kirchnerista, y, lejos de caerse a pedazos, el modelo parece cortarse solo en las espectativas de la gente. En una entrada anterior analizaba que la continuidad en el poder de un proceso político, rara vez excede los 10 años. Perón del 45 al 55, la dictadura militar del 76 al 83 y Menem del 89 al 99, son los procesos mas duraderos, de los últimos 100 años, ya que si bien Yrigoyen pudo imponer su propio candidato entre sus dos presidencias, este, ni bien asumió hizo la Gran Cobos, pasándose al bando contrario, por lo que no se lo puede considerar continuación del gobierno anterior.
Contra lo que podríamos pensar, los países desarrollados tienen procesos de mayor continuidad Reagan-Reagan-Bushdel 81 al 93, no le quitó el sueño a ninguno de los garcas argentinos. (Sí a las víctimas de sus políticas a lo largo y ancho del planeta ) y  Margaret Tatcher , gobernando Inglaterra desde  el  4 de mayo de 1979 al  28 de noviembre de 1990 les parece de lo más democrático (Ella solita, sin pasarle la posta a nadie).
Volviendo al pago chico, cuando en junio de 2008, Cristina llegó a tener un 20 % de imagen positiva, todo parecía encaminado hacia un desenlace "normal", o sea, un gobierno agotado, que debe retirarse ante el descontento popular (había perdido el 36 % del apoyo en 6 meses), fogoneado por los medios, y puesto de rodillas ante los factores de poder.
La historia reciente, indicaba un clásico proceso de desmoronamiento.
Se cede ante las exigencias de los poderosos, para financiarlas se realiza un ajuste que recae sobre la porción mas numerosa pero a la vez económicamente mas débil de la población, se achica el estado lo suficiente como para garantizar que ya no se podrá dar batalla nuevamente en esos temas, se enfría la economía, lo que produce una baja del consumo, que se verá reflejada en el cierre de empresas, que traerá aparejado un aumento de la desocupación, que finaliza con la protesta social que será fuertemente reprimida, en medio de una gran recesión , o de una hiper inflación, que termina por llevarse puesto al gobierno.
Solo que eso no sucedió.
El por qué será tema de una nueva entrada.