domingo, 1 de mayo de 2011

El otro (Obama mata a Osama)

Hace algunas horas el premio Nobel de la Paz acaba de dar la orden de volarle la cabeza a su enemigo.
En nombre de Dios envio al demonio a su rival.
No fue necesario un juicio, ni una defensa, ni una sentencia.Solo una ejecucion
No hubo nada que probar, salvo la punteria del asesino del supuesto asesino.
Segun su religion, el muerto se aseguro su resurreccion, segun los analistas su matador se aseguro su reeleccion.
Al hombre que salto a la fama con la supuesta autoria de una masacre, lo acaba de masacrar un pacifista, que hace menos de dos dias acababa de asesinar al hijo y a tres nietos de un presidente extranjero.(en coautoria con sus aliados de la Otan)
Solo el hecho de estar politicamente aislados del mundo (segun los medios nacionales) evito que la orden de bombardear un pais soberano, se diera desde nuestro propio pais, ya que los pacifistas no necesitan pedir autorizacion a sus congresos para bombardear a otros paises.
Mientras CNN muestra los festejos de los seguidores del Nobel de la Paz, ante esta demostracion del funcionamiento de la Pax Americana, me viene a la cabeza un cuento de Jorge Luis Borges que finaliza asi:

Cumplida su tarea de justiciero, ahora era nadie. Mejor dicho, era el otro: no tenia destino sobre la tierra y habia matado a un hombre.